Ir al contenido

“La Wacha Session Hazy IPA”: una birra solidaria que apuesta al futuro

Las cervecerías Nómada e Itzel Craft Beer, homebrewers y amantes de la birra se juntaron para cocinar a beneficio de la cooperativa La Cabida que tiene entre sus proyectos el de la cerveza artesanal La Wacha, liderado por mujeres rosarinas.

La fábrica de Nómada fue escenario reciente de una movida solidaria: además de los integrantes de la cervecería rosarina, en el lugar se juntaron a cocinar Alberto Rodríguez (“Albertito” de Itzel Craft Beer) y cervecerxs caserxs como Melina Lisi y Lucas Dulcic, además de Paula El Jechin, que difunde cultura cervecera desde su cuenta de IG @ladybirraok. También estuvieron presentes las chicas de cerveza artesanal La Wacha, proyecto de la Cooperativa La Cabida que recibirá lo recaudado por las ventas para ampliar su fábrica. 

El estilo elegido fue Session Hazy IPA, que en a partir de la semana del IPA Day se venderá en barriles y botellas en Rosario, Santa Fe y zona de influencia. A poco más de una semana de la cocción, Claudio Banducci de Nómada contó a Birrística que “la birra viene bien, terriblemente aromática y rica”. De color amarillo pajizo, intenso aroma y peligrosa tomabilidad, esta cerveza cuenta con un generoso agregado de lúpulos Bravo, Simcoe y Chinook que aportan una explosión de frutas y resinas en sabor y aroma.

Desde el principio

Pero, ¿cómo empezó todo? La impulsora de esta iniciativa fue Melina Lisi, cervecera casera rosarina que viene asesorando a La Wacha desde este año. Aunque ella diga que “no es para tanto”, su tarea amorosa y desinteresada es titánica y viene abriendo muchos caminos. En cuanto las conoció, sumó a las chicas a la Comunidad de Mujeres Cerveceras y al toque organizó una cocción solidaria para el 8 de Marzo en la planta piloto de Uma Malta. Ese día se elaboró una Czech Premuim Pale Lager deliciosa que después se vendió en barriles y en latas con etiquetas diseñadas por ella misma. A partir de esa experiencia de amistad y aprendizaje, las chicas de la cooperativa La Cabida incorporaron equipamiento para optimizar su fábrica de cerveza artesanal y ahora van por más.

Meli con las chicas de La Wacha en la presentación de la Czech Premium Pale Lager de CMC.

Para elaborar “La Wacha Session Hazy IPA”, Meli lo hizo de nuevo: durante su visita a Buenos Aires a la fábrica de Itzel hace unos meses, bastó una charla con Albertito para armar esta nueva colaborativa que ya se hizo realidad. Así, el pasado 16 de julio las chicas de La Wacha compartieron un encuentro con referentes de cervecerías de trayectoria, como Nómada e Itzel, y la cocción fue todo un éxito. Para hacerla posible, la receta fue consensuada en grupo; Pekko y FOB For Our Beer brindaron apoyo con insumos; y Pepino Estudio de Diseño colaboró con flyers promocionales. 

Cómo nació La Wacha 

En plena pandemia, María “Mati” Picech comenzó a coordinar el grupo que hoy lleva adelante cerveza artesanal La Wacha. Surgido en 2018 con la idea de practicar yoga, la propia dinámica hizo que todo se transformara hasta querer unirse para impulsar un emprendimiento con fines de lucro. “Queríamos encontrar una actividad que nos desafíe y nos enseñe un oficio, que desafíe imaginarios en torno a géneros y a clases sociales. La idea de cerveza artesanal no estaba arraigada en el barrio de Ludueña, donde nos encontramos”, cuenta Mati.

El nombre de la cerveza fue consensuado entre todas con el objetivo de “reivindicar la identidad de las pibas” y a partir de un significado potente proveniente del campo que sostiene que “algunas plantas son guachas, crecen solas, sin que nadie las haya plantado ni cuidado, y eso terminó de cerrar la idea”, definió Mati y expresó que la cocción fue una rica experiencia. “Aprendimos que se puede crecer. Me gustó ese encuentro y esa ayuda desinteresada que existe porque nosotras fuimos a aprender y eso es impagable, el gesto”.

El futuro es posible

Junto con Mati participó de la cocción Rosa Gauna, una de las cocineras de La Wacha. Para ella el encuentro significó ganar confianza, seguir aprendiendo y sumar experiencias. Noelia Segovia también se llevó buenos momentos: ella está a cargo de la cocción y de contaduría, y consideró que el encuentro fue valioso porque pudo aprender mejor los procedimientos y procesos de cocción.

A Camilla Casas, otra de las integrantes, lo que más le gustó fue “conocer los equipos que tienen para trabajar y la buena disposición de los cerveceros para responder nuestras preguntas sin ningún problema”. 

También fue parte Agustina Kochnowicz, encargada de publicidad. “Fue un encuentro en el que me sentí incluida”, compartió y destacó sobre la cocción que “me gustó el saber que hay un futuro posible para nosotras, cómo se facilita el trabajo en un futuro al invertir tu tiempo, invertir capital y poner lomo, esfuerzo y todo. Aprendí que si se quiere, se puede y que nada viene porque sí, sino más bien con mucho sacrificio y ganas de progresar. Si no hay ganas, no se llega a ningún lado”.

Fotos: Alberto Rodríguez / Federico Fernández Peralta / La Wacha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *